Cádiz, el nuevo San Sebastián

Emilio Baquero

9 sept 2021

FLIS® Lifestyle. Gastronomía


Lo primero que debo confesaros es, que tengo una especial querencia por Cádiz, no solo por la ciudad, que espero sea mi lugar de residencia en años venideros, sino por toda la provincia. Tierra de cultura milenaria, con tanta historia que en un solo viaje no tendríamos tiempo de conocer todo lo que nos pueden contar sus pueblos, sus sierras o sus playas.


Desde hace unos años Cádiz poco a poco ha ido conquistando el corazón de muchos, que una vez han vivido y sentido la experiencia, se han quedado prendados a los encantos de uno de los lugares más hermosos del mundo, y creedme, sé muy bien lo que digo.


Además de convertirse en un atractivo turístico por sus magníficas playas de arena blanca bañadas por el atlántico más azul que puedas ver, así como su arte y cultura que emanan de las innumerables localidades donde el pasado ha dejado huella y la historia es bandera, localidades como podrían ser Jerez de la Frontera, Medina Sidonia o Vejer de la Frontera; y quedándome corto en mis citas, Cádiz está viviendo su particular revolución gastronómica. Es evidente, que una tierra milenaria, fundada allá por el siglo XI a.C., no podía ser menos en cuanto a su cocina local, es decir, nacida y construida sobre los cimientos de todas las civilizaciones que han pasado por estas tierras, fenicios, cartagineses o romanos.


¿Por qué le llamo a la ciudad de Cádiz el nuevo San Sebastián?, para mí está siendo obvio. Todos los buenos paladares sabéis que la ciudad que tiene una de las playas más bonitas de España, como lo es la playa de “La Concha”, en San Sebastián o Donostia, es un lugar de peregrinaje y de culto para los amantes de la buena mesa. Sus famosos bares de pintxos donde la alta cocina se bate en duelo en pequeñas dosis y claro está, toda una tradición gastronómica y cultural que se ha transmitido de generación en generación, han parido a muchos de los mejores chefs de este país y reconocidos en el mundo entero, como José María Arzak o Martín Berasategui, entre otros.


Pues bien, en poco tiempo, en Cádiz, ha surgido una nueva generación de cocineros que, llevados por el ímpetu de ensalzar una gastronomía rica, muy rica diría yo, en materia prima, ha empezado a poner en valor un tesoro que permanecía oculto, como si de un antiguo pecio hundido frente a sus costas se tratara.


Esta revolución empezó tímidamente, pero si hay alguien que le ha dado luz y taquígrafo a todo lo que se esconde detrás, es el conocido “chef del mar, Ángel León”, que desde El Puerto de Santa María, otra localidad imprescindible, no solo por su cocina, sino por sus vinos al igual que lo es Jerez de la Frontera, ha llevado a lo más alto los productos locales llegando a convertirse en uno de los cocineros más importantes del país, con tres estrellas Michelin y que desde su restaurante “Aponiente”, está sentando las bases y dejando bien claro que la bahía de Cádiz es un tesoro por descubrir y que la cocina que viene del mar es la cocina del origen de la vida. Famoso por usar plancton en sus recetas o haber descubierto el nuevo arroz que se cultiva en el fondo del mar y que proviene de una gramínea marina, es sin duda, la apuesta más alta e innovadora de la provincia hasta el momento, pero yo no descartaría que en los próximos años surjan grandes competidores.


El artículo completo se encuentra en la revista FLIS® Moda y Derecho al Día 10/2021.

Puedes conocer el contenido de la revista en el siguiente link.